Paseo calles Dalt Vila
Uncategorized

Una noche mágica entre las calles de Dalt Vila

El atún, conocido en la isla como “tonyina” es una pequeña muestra de todo lo que puede ofrecer la gastronomía típica de la isla. Algunos puestos de comida, ofrecen a las puertas de Dalt Vila, bocadillos típicos a todos los turistas que quieren saciar su hambre antes de recorrer las estrechas calles de la ciudadela.

A las afueras, Las huertas de Ses Feixes junto a sus portales de entrada, de herencia musulmana, han sido testigos del cambio de vida que ha supuesto la llegada del turismo.

Los barrios típicos de Sa Penya y la Marina nos acercan al azul Mediterráneo, que nos aguarda a los pies de Dalt Vila. Sus preciosas calles estrechas, esconden aún muchos secretos de todos aquellos pescadores que las caminaron en el pasado. Hoy estás mismas calles, las invaden cientos de turistas dispuestos a disfrutar de la noche frenética de Ibiza.

tiendas Dalt Vila

La mágica noche ibicenca te espera para ofrecerte todo tipo de servicios turísticos. Artesanos y restauradores comparten las calles día y noche, para qué turistas y visitantes realicen sus compras.

Después de visitar algunas tiendas típicas de Dalt Vila, puedes disfrutar de una deliciosa cena en la plaza de Vila.

Esto es solo la antesala de una larga noche de ocio nocturno.

Un paseo por Dalt Vila

Puertas Dalt Vila

Si decides visitar Ibiza no puedes perderte un paseo por Dalt Vila. Tanto al atardecer como al anochecer Sus calles te regalaran momentos que no olvidarás, más aún si acabas disfrutando mesas preciosas vistas desde alguno de sus baluartes.

Tras los portales podemos encontrar patios organizados a través de arcos y columnas, que esconden rincones dignos de fotografiar.

Si quieres disfrutar de una pequeña parada en tu largo paseo por Dalt Vila, puedes disfrutar de alguno de sus museos, cómo El Museo Puget. En este museo se expone gran parte de la obra del pintor Narcís Puget nacido en la isla, además de algunas de las acuarelas de su reconocido hijo.

Las diferentes civilizaciones han dejado huella entre las murallas de Dalt Vila. Es por eso que entre las calles de la ciudad de la podemos encontrar edificaciones fenicias, edificios de herencia musulmana junto a casas señoriales construidas tras la conquista cristiana.

Al llegar a lo más alto de la ciudadela nos espera la Catedral de Santa Maria de la Neu de Vila d’Eivissa. Esta Iglesia tiene un espectacular campanario Trapezoidal, qué puede verse desde toda la ciudad.

Castillo fortaleza Dalt Vila

Coronando Dalt Vila encontramos el castillo, que nos permite ver desde lo más alto, las preciosas aguas del Mediterráneo que bañan la costa a los pies de esta ciudad.

Si en algún momento encontramos agotador el recorrido, siempre podemos hacer una pequeña pausa para disfrutar de la bella estampa y hacer alguna que otra foto para el recuerdo.

Muchas otras curiosidades se esconden entre estás murallas, es por eso que recomendamos encarecidamente un paseo por sus calles.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *